El Éxito de mi Audición en Kansas – Todo Acerca del Bajo

Por Adam Rainey

 Adam Rainey

Adam Rainey

Originario de Kentucky, Adam Rainey se unió a la orquesta de la ciudad de Kansas como trombonista bajo a principios de la temporada 2014-2015. En el 2012, Adam hizo su debut con la orquesta sinfónica de Boston tocando “Sueño de una Noche de Verano” del compositor Mendelssohn bajo la batuta de Bernard Haitink. En el mismo año grabó, junto con la Boston Pops, la Fanfarria de Fenway, obra que fue dirigida y compuesta por John Williams para la celebración del primer centenario del parque Fenway. Él también ha tocado con la filarmónica de Louisiana, orquesta de Filadelfia y la sinfónica de Vermont. Su asistencia en varios festivales de verano incluye el festival de música del Pacífico (Japón) y dos años como “fellow” (beca especial) en el Centro de Música Tanglewood. Adam recibió su bachillerato y maestría en el Conservatorio de Música de New England (NEC), donde estudió con profesores como Douglas Yeo y James Markey. Adicionalmente, estudió con Norman Bolter, Mark Gaal, Steven Lange, Peter Norton y Toby Oft. Adam recibió el premio al segundo lugar en la competencia de trombones de orquesta “Zellmer-Minnesota Orchestra Trombone Competition” y fue finalista en la competencia Edward Kleinhammer de la Asociación Internacional de Trombón.

Preludio

Como sugerencia, si no has leído el artículo de Doug Rosenthal “A Tale of Two Auditions” (Historia de Dos Audiciones), hazlo. Es un artículo fantástico que habla acerca de su experiencia vivida durante su preparación antes de tomar la audición de la sinfónica de Utah y Ópera nacional de Washington, en la casa de la ópera del centro Kennedy. Yo aprendí muchas cosas leyendo este artículo a la hora de tomar mis audiciones. Segundamente, mi preparación para audiciones no es la “santa palabra”. Funcionó para mi pero hay que tomar en cuenta que cada persona es diferente y de acuerdo con esto tenemos que tomar en cuenta nuestras tendencias personales. Lo que sí es común entre todos nosotros es que la dedicación y el trabajo duro son componentes que llevan al éxito, el fracaso no debe ser temido, y cada audición que no se gane sirve como una gran oportunidad de aprendizaje!
Kansas City no fue mi primera audición. Empecé temprano audicionando para el primer puesto en la filarmónica de Rochester donde avancé hasta semifinales y fui luego eliminado. Estuve muy feliz de haber avanzado! Luego vino Boston donde avance únicamente en la primera ronda de grabaciones, Sinfónica de Utah (Semis), Filadelfia donde quedé en la lista de extras (éxito), sinfónica de Charlotte (semis) y la sinfónica de Atlanta (eliminado en la ronda de preliminares). Aunque no gané ninguna de estas audiciones, consideré cada avance como una pequeña victoria. Sin embargo, algo empezó a molestarme.Porque es que no avanzaba de semifinales? Que es lo que otra gente tenía que yo no? Luego fue que me di cuenta de que era algo que olvidamos de vez en cuando: había dejado de un lado mis fundamentos y habilidades básicas en ese momento.
Preparación para la Audición 

 Douglas Yeo

Douglas Yeo

Mi primer profesor en el conservatorio de New England, Douglas Yeo, me enseñó todo lo que él sabía acerca del proceso de audiciones. Las dos ideas más importantes que recuerdo haber escuchado de él son: 1. Durante la preparación, asegúrate de anticipar todos los problemas que un trombonista vaya a tener en una audición y practicar esto, 2: Después de tu primera audición (la cual es por la experiencia), vas siempre con la mentalidad y el propósito de ganar el trabajo.

Una de las cosas que más admiro de Mr. Yeo es su diligencia. Él siempre trabajaba en los fundamentos. La limpieza y claridad con la que él tocaba los estudios Kopprasch era impresionante, al igual que el alto nivel de musicalidad con el que tocaba los estudios líricos de Bordogni. Él, constantemente, me inspiraba a ser un mejor músico. Adicionalmente, Mr. Yeo siempre decía que los estudios que él me asignaba en las lecciones privadas eran complemento a algo que fuera a tocar en orquesta. Por ejemplo, los estudios No.1 y 5  para trombón con llave de Fa de Kopprasch  (ed. Fote) es perfecto para trabajar el Kyrie del Réquiem de Mozart. Estos estudios te hacen trabajar en escalas, limpieza de articulación y control de las respiraciones de tal manera que sirven de complemento a las necesidades básicas que exige un extracto orquestal como el Kyrie. Entonces, cómo es que todo esto nos relaciona a los que queremos tomar audiciones? Todos tenemos que mantener nuestras bases y fundamentos musicales tan pulidas como los extractos musicales en los que trabajamos para una audición.

En mi rutina diaria de preparación para una audición, siempre calentaba en la mañana y proseguía con dos sesiones de práctica, una en la mañana y otra en la tarde. Mi calentamiento consistía de varios ejercicios que incluyen notas largas, articulaciones, escalas, ejercicios ligados, etc. Muchos de estos ejercicios provenían de un “Enfoque Lírico” del trombón (y otros instrumentos de bronces) por Charlie Vernon (Chicago Symphony). Yo siempre traté de hacer que mis primeras notas del día tuvieran el mejor sonido posible (incluso con la boquilla). Siempre es importante practicar la consistencia del sonido en nuestro calentamiento, más que todo porque tocar en las mañanas son de los momentos más difíciles en el día de un instrumentista. Esto hay que verlo simplemente como un entrenamiento contra las adversidades. En pocas palabras, el calentamiento es una sesión de práctica. Esto también nos enseña cómo es que nuestros cuerpos reaccionan a lo habíamos hecho el día anterior. Después de un noche dura de práctica hasta las 10:30 pm, mis labios se sienten terrible. Cuando esto pasaba, yo procedía a cambiar mi calentamiento que hiciera mis labios sentirse mejor. Recuerdo a Mr. Yeo diciéndome que el a el público no le interesa saber si estas enfermo, o si estas teniendo un mal día, etc. Ellos solo quieren escuchar buena música. Tenemos que aprender como tocar de la mejor manera independientemente de cual sea la circunstancia. Durante mi sesión del día, yo practicaba estudios, escalas y fundamentos. Esto va de la mano como el pan y la mantequilla! Yo estudiaba del Arban y me enfoca en ganar resistencia, trabajaba en limpiar mi articulación en todos los registros y también trabajaba en versatilidad en el instrumento. Para variar de vez en cuando tocaba estudios del Blazevich o cualquier otra cosa que encontrara en mi apartamento. Es importante trabajar siempre en todo el rango del instrumento y en variaciones de todos los estilos musicales. Trombonistas bajos: hay que practicar Rochut y tocar ambas octavas. (Tenemos que recordar que el trombón bajo no es una tuba.) Sí, el segundo libro de Rochut es difícil, pero ayuda bastante en mejorar el registro grave si trabajas en el agudo (y viceversa). Si practicamos solamente estudios graves empezamos a desarrollar un sonido desenfocado. Esta es la razón por la cual algunos trombonistas bajos tocan con un sonido sin forma y articulaciones poco claras. Hay que practicar el registro agudo!

Mi segunda sesión en el día consistía en trabajar mi afinación y el repertorio para las audiciones. En el conservatorio de música de New England,  los estudiantes de tuba siempre trabajaban en buzzing/tocando siempre con drones (un tono fijo, por ejemplo una grabación de una nota larga). Luego, yo tomé esta idea y la incorporé en mi propia rutina de escalas. Todo lo que se necesita para esto es un metrónomo, un afinador y un drone que se estuche alto y claro. Primero, elige una escala y pon el metrónomo en 60 y encuentra la tónica en el drone. Por ejemplo, toma la escala de Bb mayor. La tónica es Bb (si bemol). Pon el drone a sonar un Bb medio. Siguiendo el tempo del metrónomo, toca una escala ascendente de Bb en blancas, desde las nota más grave de tu registro hasta la más aguda. Pon atención a tu afinación con respecto al drone. Sí, van a haber intervalos disonantes, sin embargo, este ejercicio mejorará tu afinación armónica. Solamente haz tu instrumento sonar lo mejor que puedas. Una vez que termines con el ejercicio de las blancas, repítelo pero esta vez tocando negras, luego corcheas, y después tresillos, todos en el mismo tempo. Durante este proceso, apaga el drone y trata de escucharte tocar las escalas con buena afinación melódica. Yo usualmente me grabo con el teléfono de manera que me puedo escuchar luego. Poco a poco aprenderás a ser más independiente del afinador y desarrollaras un mejor sentido de la afinación interno. Para extractos y solos, hay tienes que saber bien las obras que estás tocando. En la audición de Kansas City tuve que tocar el concierto No. 1 de corno de Strauss. Es una obra muy popular entre cornistas, lo que quiere decir que puedes ir a YouTube y encontrar varias grabaciones de la obra. Yo elegí la de Radek Baborak. Su interpretación es propia de un cornista además de tener la adecuada musicalidad. Había tanta gente en esta audición se interpretó la obra como si nunca la hubieran escuchado en su vida!

Lo mismo va para los extractos. Simplemente son pequeñas secciones tomadas de una obra mucho más grande. Si se supone que vas a tocar la sinfonía No.5 de Mahler no escuches solo el extracto que tienes que tocar, escucha toda la obra. Busca la partitura y sigue la música con ella. Si estudias, escuchas y prácticas la música correctamente, la audiencia sabrá de tu entendimiento de la música. Si bien, muchos detalles son fáciles de olvidar, estos mismos detalles son por los cuales serás juzgado por parte de la audiencia o el jurado de audición.

Componente Mental

El estrés de estar en una audición puede sacar lo peor en nosotros. Que quiero decir con esto? Alguien que es crítico de sí mismo puede llegar a ser repentinamente mucho más crítico. Pensamientos de fracaso se pueden infiltrar en la mente creando una mentalidad autodestructiva. Alguien que es muy nervioso/a puede caer en crisis en medio de una audición debido al estrés que esa misma persona se crea. Estas reacciones son tan naturales que no hay que avergonzarse de ellas. Lo único que queda para hacer en este tipo de ocasiones es enfrentar los problemas y aprender a manejarlos de la mejor manera posible.

Me considero muy afortunado en el sentido de que no me pongo muy nervioso en las audiciones. Sí, ocasionalmente siento muchos nervios, una sensación similar a cuando estas en la cima de una montaña rusa esperanzo por la caída, pero es una sensación muy normal. Entonces,cómo fue que lidié con mis problemas? Como es que llegamos al punto en que los nervios se vuelven un gran problema? Primero, yo superé mis nervios tocando en frente de tanta gente como pude. Cuando estaba cursando mi bachillerato universitario en NEC siempre quise tocar enfrente de mi clase. Me puse nervioso y toque mal? Si, a veces lo hice pero después de hacerlo varias veces empecé a desarrollar mis propias maneras de superar mi nerviosismo. Otra opción es tocar para gente durante tus sesiones de práctica. En las noches en que yo practicaba en la escuela, tomaba descansos de mi práctica y aprovechaba para ir a buscar otros estudiantes para que me pudieran escuchar. Luego de tocar para ellos, recibiría sus comentarios. No importaba si yo estaba o no estaba de acuerdo con sus comentarios, la crítica es de cada quien, siempre se puede aprender algo de alguien más. Otra idea es contactar gente que tocan diferentes instrumentos al tuyo y de esta manera hacer una audición de práctica. Dales una lista con el repertorio que vas a tocar, papel para escribir comentarios, y trata la situación como si fuera una audición real. Cuando termines de tocar, habla con ellos acerca de la “audición” y luego invítalos a cenar o a bebidas en agradecimiento. Si realmente quieres superar tu pánico escénico tienes que enfrentarlo y aprender a adaptarte a la situación

Para ser bastante autocrítico, recomiendo Effortless Mastery de Kenny Werner. Mi hermana, que excornista, me dio este libro como regalo de Navidad. Ella me dijo que le ayudó mucho en ayudar problemas mentales relacionados con presentaciones musicales al igual que con actividades cotidianas. El libro habla acerca de problemas que Mr. Werner tuvo durante su carrera musical y de cómo los resolvió. Dos ideas de este libro fueron lo que más me quedaron grabadas en la mente. La primera: Tu Tienes lo Necesario. Repito: Tu Tienes lo Necesario. La segunda: En el gran esquema de las cosas, tocar una audición no es la gran cosa. Ve a sentarte afuera algún día y mira alrededor. Con lo grande que es este universo, realmente piensas que una audición va a hacer la diferencia? Si no ganas una audición, se caerán del cielo y los volcanes empezarán a hacer erupción? No… Pero, que tal si necesito desesperadamente un trabajo para poder pagar las cuentas y mantener a mi familia? Si no ganas la audición igual vas a seguir viviendo y seguirás encontrando otras maneras de mantenerte. Entonces, si una audición no es la gran cosa, que es? Una audición es una oportunidad para tocar para otras personas y demostrarles porque es que tanto amas la música. Es esa misma pasión que tienes hacia el arte que ultimadamente te lleva a ganar una audición o una competencia. Sin esta pasión seríamos únicamente un objeto mecánico. Debes preguntarte a ti mismo/a y entender por qué es que amas lo que haces.

 Kansas City Symphony Hall

Kansas City Symphony Hall

La Audición

Después de tanta preparación, llegué a Kansas City, MO para la audición. Llegué a la ciudad con un día de anticipación para poder llegar al hotel y averiguar con calma los detalles del día siguiente. Luego, pasé el resto de mi día relajándome en mi cuarto, viendo televisión, tomando siestas, y jugando video juegos. Toqué mi instrumento muy poco. Quince minutos como máximo (calentamiento básico). Tus labios tienen que estar frescos y en la mejor condición posible para la audición. Tal vez tomar una aspirina la noche anterior para ayudar con algún tipo de dolor o hinchazón en los labios. 

Mi ronda preliminar fue en la mañana donde dividieron a los aspirantes en grupos de cinco o seis. Nos dieron un cuarto de práctica con una hora de anticipación para poder calentar y/o hacer lo que cada quien necesite hacer. Yo calenté en el hotel utilizando mi sordina de práctica. Gracias a esto, no tuve necesidad de calentar en el teatro. Además, odio calentar junto con otros aspirantes. Una vez que estas en el teatro no necesitas practicar más los extractos. Puedes tocar algunos compases de algún extracto como para probar como te sientes. Si eres de los que practican el Réquiem de Mozart minutos antes de ir al escenario, no estás listo para audicionar.
Finalmente, trae contigo comida para picar. El 75% de las audiciones a las que he atendido, se han atrasado en el horario. No deberías sentirte con hambre antes de tener que tocar. Adicionalmente, deberías hacer uso del baño y también apagar tu teléfono, y no me refiero a ponerlo en silencio, APAGADO!

Ronda preliminar:

Berlioz – Marcha Húngara
Rossini - La Gazza Ladra
Schumann – Sinfonía No. 3
Mozart - Requiem (Kyrie)
Wagner - Das Rheingold (Scene 4)
Strauss – Concierto para Corno No. 1 (Exposición)

Repertorio de la ronda semifinal:

Haydn – Creación
Wagner - Lohengrin
Respighi – Pinos
Strauss - Ein Heldenleben
Wagner - Das Rheingold (Escena 2)
Strauss - Till Eulenspiegel
Wagner - Die Walküre

Repertorio de ronda final:

Strauss – Concierto para Corno No. 1 (Exposición con piano)
Rossini – La Gazza Ladra (Todos los extractos)
Nielsen – Concierto para Flauta
Mozart – Requiem
Kodaly – Hary Janos Suite (Mov. IV)
Strauss – Le Bourgeoise Gentilhomme
Verdi – Falstaff (Acto III)
Respighi – Fuentes de Roma
Schumann – Sinfonía No. 3
Wagner – Das Rheingold (Escena 4)
Strauss – Ein Heldenleben
Haydn – Creation (No era parte de la lista para la ronda final, por eso siempre hay que estar preparado/a)

Me sentí bien en mi ronda preliminar. Sentí que toqué con un porcentaje de eficiencia de 80%. Sin embargo, sentí como que hubiera tocado terrible en la ronda de semifinales. Mi Haydn sonó terrible! De igual manera me mantuve tranquilo después del desastre y dejé los errores de un lado. Al jurado le debió haber gustado algo ya que de igual manera me pasaron a la siguiente ronda. Llegué muy feliz a la ronda final. Esta era mi primera vez en una ronda de estas. En este momento lo único que quería hacer era disfrutar. Me sentía como en una nube! Antes de tocar, había tenido treinta minutos para ensayar con mi pianista. Nos llevamos muy bien y le dije que yo quería hacer una muy buena interpretación del concierto de Strauss. Eso fue exactamente lo que hicimos. Si bien, el Strauss fue algo de lo que los músicos en el jurado más notaron. Fue emocionante, musical y llamativo. Durante el resto de la ronda simplemente traté de dar lo mejor de mí. Después de haber tocado fuerte en Ein Heldenleben, el jurado me pidió tocar el Haydn. A este punto ya me sentía bastante cansado por lo cual llegó a perturbarme la decisión del jurado. Lo único que quedaba por hacer era mantenerme en pie y tratar de hacer lo mejor. Tal y como esperaba, fallé varias notas pero no dejé que esto me molestara. Luego de esperar varios minutos, el jurado anunció al ganador. Tuve que revisar dos veces de que ellos hayan dicho el número correcto. Era yo? Si, era yo!

Retrospectiva

 Kansas City Symphony seccion de metales con Adam Rainey

Kansas City Symphony seccion de metales con Adam Rainey

Las audiciones son divertidas. Simplemente son pruebas brindadas por orquestas para encontrar cierto tipos de músicos. Realmente pueden ser divertidas. Te dan la oportunidad de tocar enfrente de profesionales (los cuales probablemente no puedas ver en la primera ronda debido a la gran cortina negra) y sentirás como que estás en algún tipo de campeonato.

Estar a la cabeza junto con otra gente que toca tu mismo instrumento puede ser emocionante. Sin embargo, esto puede ser tomado de la manera equivocada. Muchos estudiantes en las escuelas de música hablan de lo bueno que sería ganar un trabajo en una orquesta. Esta es una buena mentalidad! Es positiva y te da un motivo por el cual trabajar duro. También, haces amigos en el proceso al tocar tus extractos para otra gente. Con todas estas horas de trabajo, te puedes llegar a sentir imparable. Cuando llega el momento de tomar una audición, aparecen ideas conflictivas en tu mente. Te cuestionas todo tu trabajo y sacrificio. “Será que ganaré?Qué pasará si pierdo? Será que tengo lo que se necesita? Como voy a hacer para pagar mis deudas sin un trabajo? Será que mis amigos pensarán menos de mi si soy un perdedor?” En algún momento me he hecho estas preguntas a mi mismo. Es completamente natural, aunque bien tóxico. Debido a esto te puedes obsesionar con tratar de ganar a tal punto que dejas de un lado la razón por la cual empezaste una carrera en música. 

Yo no decidí ser músico por amor a las audiciones. Mi Deseo siempre fue formar parte de una orquesta y tocar buena música! Todavía se me eriza la piel al escuchar grabaciones de Eric Kunzel y la Cincinnati Pops. Aún cuando era un niño me gustaba escuchar El Fantasma de la Ópera y el sonido increíble del trombón bajo.

Si no quieres ganar una audición después de tocar brillantemente, piensa en esta analogía:

A una persona le dicen que se siente en la mesa y pruebe doce tipos diferentes de helado y que escoja el mejor. Cada sabor es especialmente hecho a mano con los ingredientes más finos que hay. Cada tipo de helado en esta mesa es delicioso en su propia manera. Sin Embargo, a esta persona no le gusta el helado de menta con chocolate por motivos de gusto propio. De esta manera se descarta un helado. Ahora, cambia la idea de cada helado por doce aspirante. Entiendes la idea?